MADAME FINÍ Y LOS AZARES DE UN DIAMANTE

caja-antigua

Fuente: Breve historia de cajas fuertes/ Internet

 

     Madame Finí entró corriendo a su habitación para guardar en la caja fuerte su última adquisición. Se trataba de un costoso collar con un precioso diamante en la mitad. Según las palabras del joyero, era una pieza única hallada en una mina africana. Madame Finí estaba exaltada por tener entre sus manos aquella joya por la que había esperado tantos años.  Impaciente por exhibirla, esa misma noche convocó una fiesta en su casa. Aún con la respiración agitada, dejó el diamante en el interior de la caja fuerte y lo guardó bajo siete llaves. Después se dirigió al salón contiguo para que sus ayudantes puedan maquillarla, peinarla y vestirla con sus mejores galas.

     La caja fuerte era un cubo blindado que se encontraba empotrado a un costado de su enorme armario. En su interior solo había silencio y oscuridad, parecía una prisión de alta seguridad en la que cada segundo transcurre como una eternidad. Cuando la puerta se cerró, el diamante sintió el peso de la soledad y el costo de ser una piedra preciosa. Entonces quiso volver a ser carbono, deseó con todas sus fuerzas arder dentro de infernales calderas de barcos y locomotoras, quiso con toda su alma ser carbón encendido besando ollas de barro, quiso ser fuego, brasas, llamaradas. También deseó en lo más profundo poder manchar pieles, muros y paredes, ser la mina más oscura de un lápiz para escribir poesía maldita, letras nocturnas y símbolos siniestros.  Quiso ser todo, menos un precioso diamante.

     Los primeros invitados tocaron la puerta. Madame Finí vestía un elegante traje negro y corrió hasta su habitación para colocarse la joya que sin duda era la pieza más importante de la noche.  Con una habilidad inigualable digitó la clave de seguridad girando la rueda de un lado a otro y abrió la caja fuerte. Tomó el collar y se lo colocó alrededor del cuello mientras caminaba apresurada a la puerta principal para recibir a sus invitados…

(Lector, elige el final que prefieras)

     Final 1: Todos los invitados la miraban de una manera muy extraña, cuchicheaban y se reían a carcajadas. Madame Finí pensó para sí misma que era producto de la envidia colectiva causada por su magnífica joya.  Pero cuando se miró las manos quedó aterrorizada al notar que estaban manchadas. Corrió al baño y lanzó un grito agudo cuando se percató que alrededor de su fino cuello tenía colgado un collar con una enorme roca de carbón puro.

     Final 2: Los últimos que llegaron fueron los agentes de la policía acompañados por el joyero que señaló con furia a Madame Finí. Ella corrió alrededor del salón mientras los invitados la miraban consternados. Cuando la apresaron, el collar ya no estaba en su cuello. Inmediatamente, los policías la esposaron y la llevaron a prisión. Esa misma noche mientras inspeccionaron la vivienda, encontraron varias cajas fuertes con joyas declaradas como robadas desde hace mucho tiempo. Pero el collar de diamante jamás apareció. Las malas lenguas hablan de todo tipo de escondites que solo la imaginación puede evocar.

     Final 3: Uno a uno, mientras la saludaban, sus invitados elogiaban la belleza del diamante y el buen gusto de su propietaria. Toda la noche Madame Finí fue el centro de atención y la joya brillaba en todo su esplendor. A causa de la euforia, aquella noche bebió y bailó con frenesí. Al día siguiente se despertó desnuda en su cama, con su collar de diamante aún en su cuello y un joven amante a su lado. Escuchó que un auto se aproximaba a la casa, era el Señor Finí que había regresado de su viaje de negocios. Entonces Madame guardó bajo sietes llaves al diamante y a su amante en la caja fuerte. Golpeó con todas sus fuerzas para que lo dejen salir, pero la caja fuerte insonorizó sus gritos de auxilio.

***

Publicado en Literatura | Etiquetado , , , , | 3 comentarios

PÁGINA # 79

PAGINA

     Supongamos que se llamaba Teresa- porque nunca diré su nombre verdadero-, y que vivía en el límite de la ciudad. No quisiera caer en retratismos: que si era estúpidamente bella, que si usaba trenzas o gafas oscuras, que si tocaba o no la guitarra, eso da igual. Lo único que les diré de Teresa es que un día, de súbito, fue invadida por una manía, esas garrapatas mentales de las que uno no puede deshacerse nunca más. Cualquiera puede tener la manía de mirar la fecha de caducidad de los alimentos o de anotar las palabras que no conoce y no quedarse tranquilo hasta haberlas revisado en el diccionario.

     ¡Pero no hay nada como la manía de Teresa!  Cada domingo, ella tenía que aceptar de lleno aquella urgencia que la arrastraba hacia las librerías, no para mirar la fecha de caducidad de los libros, claro está, ni para escudriñar entre las complejas palabras de los diccionarios. Sentía una poderosa motivación para arrancar una de las páginas del libro que estuviera entre sus manos.  Se paraba en alguna de las esquinas, y de pronto, cuando juzgaba extinta la última mirada sobre sus espaldas, extirpaba aquella página como quien arranca el tapizado infantil de una habitación donde ya no quedan niños. Con esa misma sensación entre nostalgia y alivio. De un modo inconfundible arrugaba la página (que por cierto siempre debía ser la # 79), la guardaba en uno de sus bolsillo  y sin más, se retiraba.

     Teresa siempre fue muy reservada. Se parecía a esos frascos de mentol chino tan difíciles de abrir y que se resbalan entre los dedos. Pero esa tarde de invierno- la última vez que la vi-, extrañamente me lo contó todo. ¡Y qué profundo calaban sus confesiones! Incluso me dijo por qué razón la página debía ser siempre la número 79. Esto me lo guardaré para no ponerla en evidencia. Lo que sí les diré es que Teresa se deleitaba imaginándose a las personas que compraban aquellos libros diseccionados por su propio pulso. ¿Cómo habrán reaccionado al llegar hasta ese punto de quiebre?, ¿Qué caras habrán puesto frente a esas frases cercenadas de sus cuentos, poemas o novelas? ¿A quién habrán culpado?  No podía dejar de pensar cómo habrían quedado las frases a causa de la página robada,   seguramente algunas tan absurdas como: “Poco a poco la fue llevando hasta la ca…si no hubiera sido por Paco estaría muerta”. O también: “Él lanzó una risotada que se extendió hasta la…ambas se agarraron de las manos”. O peor aún: “A propósito, se giró y entendió por primera vez el secreto, el de los…rasgando una guitarra”.

      Y Teresa no sólo se fascinaba (y se entristecía al mismo tiempo) con bosquejar en su mente a las personas buscando inútilmente la página faltante, sino que ella misma logró coleccionar una baraja de mil caras con todas aquellas páginas robadas. Cada vez que estaba con alguna de sus crisis nerviosas estrellaba ese manojo de hojas contra el suelo para luego recomponerlas en orden azaroso. ¿Qué si la ame o no la amé? Eso también me lo guardo. Sólo sepan que si falta alguna página entre sus libros, esa desaparición lleva la firma de Teresa.

FIN

Publicado en Literatura | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario

EL LIBRO DE CABECERA

 

Existen libros que de portada se hacen los inocentes pero son un verdadero peligro. Los abres y en un descuido te lastiman los pulgares. ¡Qué dolor más agudo! Gritas. Maldices. Vuelves a gritar. Pero sigues leyendo y las heridas de guerra también avanzan: en los brazos, las mejillas, los párpados y hasta en el interior de los ojos. Entonces te sientes amenazado y cuando quieres parar de leerlo ya es demasiado tarde: tu cabeza cae y el libro vuelve a cerrarse. Y se queda así  hasta que aparece la próxima víctima que lo vuelve a abrir  para darle una ojeada. En ese momento aquella guillotina de bolsillo afila nuevamente sus hojas y sus palabras.

***

anatomia libro

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

GANAR CON HUMILDAD Y PERDER CON DIGNIDAD

     Los procesos electorales generan fuertes movimientos de las energías sociales. En la disputa por llegar al poder político se construyen identidades, discursos y posicionamientos. No hay que olvidar que la acción de votar va más allá de depositar una papeleta en la urna. Unos votan con convicción por tal o cual opción, otros eligen el mal menor. Hay quienes también aprovechan la oportunidad para dibujar en la papeleta su malestar con la política, mientras otros se ausentan o simplemente no pueden asistir. Desde esta perspectiva, se puede afirmar que durante los periodos electorales se ponen en juego una serie de pulsiones subjetivas y colectivas. Citando a Mouffe (2011), se reconoce la existencia de una “dimensión afectiva” en el acto de votar:

Existe una importante dimensión afectiva en el hecho de votar, y lo que está en juego es una cuestión de identificación. Para actuar políticamente, las personas necesitan ser capaces de identificarse con una identidad colectiva que les brinde una idea de sí mismas que puedan valorizar. El discurso político debe ofrecer no sólo políticas, sino también identidades que puedan ayudar a las personas a dar sentido a lo que están experimentando y, a la vez, esperanza en el futuro. (MOUFFE Chantal, En torno a lo político, 2011. p. 32)

     Lógicamente cuando las fuerzas políticas eligen participar de una elección, desean imponerse como la identidad mayoritaria. Desean que su candidato gane en las urnas y de esta forma asumir el poder con la legitimidad del soberano (“Mi poder en la Constitución”). Sin embargo, en el juego de la política, siempre hay ganadores y perdedores. Y las reacciones suelen ser diversas: unos festejan la victoria, otros sienten el duelo, algunos asumen la derrota y alguien se niega a perder.

     Esto se puede observar claramente con lo sucedido en las recientes elecciones presidenciales en el Ecuador del pasado 2 de abril. Según los datos oficiales del Consejo Nacional Electoral (CNE), los resultados fueron los siguientes: el candidato Lenín Moreno Garcés (Movimiento Alianza PAIS) obtuvo el 51,16% y el candidato de la oposición Guillermo Lasso (Alianza CREO-SUMA) obtuvo el 48,84%.  Con lo cual, el candidato oficialista es el Presidente electo del Ecuador para el periodo 2017-2021. Así lo decidió la mayoría del pueblo ecuatoriano, declarado oficialmente por el organismo electoral. Adicionalmente, varios organismos internacionales, diversos mandatarios y múltiples personalidades políticas han felicitado y expresado su saludo al presidente electo.

eleccion

Fuente: CNE

     Sin embargo, los sectores de derecha derrotados en la contienda electoral se niegan a reconocer los resultados, incluso lanzando acusaciones de “fraude electoral” y haciendo llamados a realizar un paro nacional. Un libreto montado desde el mismo día de las elecciones, cuando de manera irresponsable y temeraria, los grandes medios de comunicación privados –Ecuavisa y Teleamazonas- difundieron un exit poll que daba como ganador a Guillermo Lasso con seis puntos de diferencia. E, incluso, de forma totalmente imprudente, difundieron durante varias horas la celebración del “candidato de la banca”,  quien ya anunciaba sus primeros decretos y políticas.  Intereses de los poderes económicos y mediáticos por encima de la voluntad popular emanada de las urnas y acreditada por el organismo electoral (“Mi poder en los Medios de Comunicación”).

lasso.jpg

     La segunda parte del libreto es no reconocer los resultados electorales, intensificar el discurso del fraude e insistir con el llamado a un paro nacional. Estas acciones  evidentemente pretenden agitar las energías sociales y promover mayor confrontación. La coyuntura política demanda aceptar la derrota con dignidad, reconocer la voluntad de la mayoría y rechazar toda forma de violencia entre ecuatorianos.

     Finalmente, para el flamante presidente electo, ganar con humildad supone realizar un balance crítico sobre los resultados electorales e implementar una estrategia política de reconexión con diversos sectores sociales (jóvenes, mujeres, campesinos, pueblos y nacionalidades, actores culturales, sindicatos, académicos, actores de la economía popular y solidaria, entre otros). Un revitalizado acercamiento que permita dar los giros de timón necesarios para fortalecer un proyecto de país con igualdad y justicia social plenas. Ampliar una identidad colectiva que dote a los ciudadanos ecuatorianos de un renovado sentido de país. Las elecciones polarizan, el diálogo y la palabra reunifican.

Bibliografía:

  • MOUFFE Chantal, En torno a lo político, Fondo de Cultura, Argentina, 2011.
  • Página web Consejo Nacional del Ecuador (CNE): http://cne.gob.ec/es.
Publicado en Política | Etiquetado , , , , , , , | Deja un comentario

LOS ANTOJOS DE UNA MUJER EMBARAZADA

La ciencia no logra explicar todavía por qué se producen los antojos en las mujeres embarazadas. Yo había escuchado varias historias al respecto, pero en realidad, siempre pensé que se trataba de puras exageraciones:  frutas exóticas, tierra húmeda o incluso el irresistible deseo de comer los más extraños insectos.

Cuando Carmen quedó embarazada, creí haberme salvado de aquellos absurdos rituales. Al principio solo me pidió comprar un poco más de fruta en el mercado. Pero con el pasar de los días, las demandas se volvieron cada vez más exquisitas: las mandarinas sin pepas, el pan recién horneado, la sopa de la abuela…Y aunque cada vez me sentía más y más agotado, quizás para consolarme, pensaba que la situación era absolutamente normal.

Hasta que un día, mientras almorzábamos, me clavó su mirada de rímel corrido y exclamó: “Julián ¡quiero un poco de ti!”. En silencio, tomé el cuchillo para carne, corté un pedazo de mi oreja izquierda y se lo entregué. Mientras lo masticaba, el rostro de Carmen cambió para siempre. No hubo vuelta atrás. Cada día quería más y más. Desayuno, almuerzo y merienda. Piel, sangre y musculatura.  Entonces opté por cortarme en pequeños pedazos, calculando los días para poder sobrevivir hasta el nacimiento de mi hijo. Pero fue imposible, la voracidad de Carmen era más poderosa que cualquier método de administración. Entonces no pude hacer otra cosa que arrancarme el corazón y dejarlo en la heladera.

Al final, no sé cómo preparó Carmen lo último que quedaba de mí. No sé si me puso en un plato tendido o en una bandeja de aluminio, si me sirvió crudo o cocido. Lo único que me consuela es saber que mi sacrificio sirvió para que el bebé naciera fuerte y sano.  Me reconforta también saber que cuando la gente lo conoce, repiten en coro “pero si es igualito al taita”. Y cuando dan las condolencias a Carmen por mi pronta partida, ella replica con toda seguridad: “Gracias, el corazón de Julián aún está con nosotros”. ¡Debí acordarme que nunca le gustaron las entrañas!

chema-madoz-cuchilloImagen tomada de: http://culturainquieta.com.

Publicado en Literatura | 1 Comentario

Carta a Ecuavisa por declaraciones de Alfredo Pinargote sobre dictadura militar en Chile

Quito, 22 de septiembre de 2016

 

Sr.

Xavier Alvarado Roca.-

Presidente Ejecutivo de ECUAVISA

Presente.-

De mi consideración:

Reciba un cordial saludo de un televidente que sintoniza regularmente los noticieros que emite la estación televisiva que usted preside. En tal condición y ejerciendo mis derechos a acceder a una comunicación de calidad, así como a recibir información socialmente responsable le expreso la profunda indignación que me han generado los comentarios del entrevistador Alfredo Pinargote en el programa matutino Contacto Directo del 22 de Septiembre del presente año, transmitido por Ecuavisa. El mencionado comentarista-entrevistador, poco antes del minuto 8 de la entrevista afirmó que “Chile estuvo muy estable con Pinochet” y repitió la palabra “estabilidad” en varias ocasiones, lo cual implica obviamente echar mano de un discurso falaz que no resiste el menor análisis en cuanto a su pertinencia y fundamentación.

¿Se puede hablar de “estabilidad” en un país marcado sangrientamente por un golpe de Estado repudiado mundialmente y por la contumaz violencia de una dictadura que asesinó y despareció a miles de personas inocentes? ¿Se puede echar mano la idea de que Chile tenía “estabilidad” política cuando cualquier persona medianamente informada sabe que el pinochetismo fue un régimen que utilizó la barbarie y la inhumanidad para conseguir y mantener el poder político? Así, parece imprescindible refrescarle la memoria al Sr. Pinoargote y recordarle que el  11 de Septiembre de 1973 el Golpe Militar contra el pueblo chileno culminó en el atroz magnicidio del Presidente democráticamente electo, Doctor Salvador Allende Gossens y posteriormente en el asesinato de miles de personas en todo el territorio nacional.

Habría sido importante también que el Sr. Pinargote considerara antes de sus malhadados comentarios que el plan golpista fue ejecutado milimétricamente por las cúpulas de las Fuerzas Armadas y del Orden chilenas, con asesoría, financiamiento y complicidad de Estados Unidos y otras potencias mundiales, cosa que ya se ha comprobado históricamente; y que el oscuro personaje que comandó aquél plan fue precisamente Augusto Pinochet, quien desde ese momento estaría al mando de una dictadura militar que reprimió la democracia en ese país durante 17 años.

 Aunque las cifras exactas aún se desconocen, se calcula que más de 40.000 personas fueron víctimas de la dictadura, entre ellas las personas asesinadas, las desaparecidas, las torturadas, las apresadas por sus convicciones políticas, las personas violadas,  los menores apropiados por familias de militares con identidades falsas, los despedidos de sus trabajos de forma masiva, entre otros. Durante ese periodo se crearon instituciones perversas  como la  Dirección Nacional de Inteligencia (DINA), para perseguir y desaparecer personas, se utilizaron toda una serie de artefactos de tortura, tormentos y violencia en contra de la población indefensa. A esto hay que sumar las miles de personas que tuvieron que abandonar Chile de manera forzada como mecanismo de sobrevivencia  y buscar refugio o exilio en otras latitudes.

 En Ecuador fueron cientos y hasta miles de hermanos chilenos que buscaron exilio durante los años 70 y décadas posteriores. Formo parte de una familia que tuvo que buscar exilio a causa de la brutalidad y la violencia en Chile, pasando por momentos muy difíciles a causa del exilio y el abandono forzado de su país. Al parecer,  en América Latina, la derecha ha actualizado sus tácticas para golpear las democracias pero sus trajes siguen oliendo a pólvora.

 Por lo expuesto, y recogiendo el malestar de muchas personas que vieron el noticiero, le solicito a su persona lo siguiente:

  1. La emisión de disculpas públicas de ECUAVISA y del periodista Alfredo Pinargote a todas las familias y personas que fueron afectadas por el Golpe Militar y la Dictadura de Augusto Pinochet, en el programa matutino Contacto Directo y publicarlo también en su página web.
  2. La difusión de un programa especial       sobre los Golpes de Estado en América Latina y sus consecuencias humanitarias e incorporarlo en la parrilla de contenidos de ECUAVISA.
  3. Dar respuesta a la presente carta, especificando qué acciones se han llevado a cabo para restituir el derecho de los/as televidentes que nos sentimos vulnerados antes los comentarios injustificables de Alfredo Pinargote.

 Finalmente cabe mencionar que no autorizo que se utilice esta carta por otras instancias  o con fines judiciales o sancionatorios de ninguna índole.

 Me despido esperando su pronta respuesta y seguro de que en un importante medio de comunicación no se vuelva a repetir vergonzosos episodios como éste, que no solamente afectan la credibilidad del entrevistador-opinador, sino que lastiman la imagen del propio canal.

 Saludos cordiales,

 

Nicolás Reyes Morales.

Publicado en Uncategorized | 74 comentarios